Todos nos hemos teletransportado alguna vez